• Redacción

Ojo al parche con los concejales de Cali



Por Alicia Osorio

Abogada – Veedora Pública

Lo primero que debemos tener claro es que el control político no es una potestad, Es un deber. El control Político es la función constitucional de vigilancia que tiene el Concejo para las acciones y/u omisiones de funcionarios de la Administración Municipal, en particular del Poder ejecutivo y de requerir información acerca de sus funciones y desarrollo de las mismas.


En ejercicio de esa función el Concejo puede citar a Secretarios, Directores de departamentos administrativos, Gerentes de entidades descentralizadas, Cualquier funcionario municipal, Contralores y Personeros a rendir informes y a cualquier persona natural o jurÍdica con excepción del Alcalde, Artículo 38 de la Ley 136 de 1944 . (Funciones de Control.)


Los Concejales que con sus desafortunadas declaraciones pretendieron justificar su omisión al no aprobar la citación a la Dra. Fabiola Perdomo y al Dr. Carlos Alberto Rojas, en su condición de Secretaria de Bienestar Social y Secretario de Seguridad, respectivamente, para que explicaran cuestionados contratos, lo que lograron fue demostrar que continúa repitiéndose la historia de los concejales cuyo único interés son las canonjías que les pueda ofrecer o entregar administración municipal, disfrazándolo burdamente de abnegado compromiso con el desarrollo de la ciudad. Vale también para los que los concejales Carlos Pinilla y Roberto Rodríguez, con su obvia estrategia de no contestar creyeron que así no asumirían responsabilidades.


Como los fundamentos para la citación ameritan además de explicaciones principalmente investigaciones, de manera inmediata la Contraloría, ojala en asocio con la personería, deben ejercer de oficio su función de defensa de la legalidad y de los recursos públicos y si encuentran mérito dar traslado del resultado de sus investigaciones a la Fiscalía General para que aplique la condigna sanción si hay lugar a ello, no solo a lo funcionarios sino también a los ediles ya que la omisión es un delito.


Los caleños estamos mamados de ver y sufrir las consecuencias de la venalidad de los concejales y del maridaje de los organismos de control con la administración caleña, así que esperamos que el Concejo de Cali cite a las cabezas de la Contraloría y de la Personería para que informen si ya iniciaron de oficio la investigación de estas contrataciones y en qué estado ser encuentran y si no lo han hecho cual es la razón de su igualmente omisión.


Tanto las contrataciones como la conducta omisiva de los concejales, son hechos de terrible impacto en la comunidad, por su connotación en este terrible momento que atravesamos con el Covid 19, pandemia que está dejando al descubierto lo mejor y lo peor de la calidad humana.



Los caleños estamos mamados de ver y sufrir las consecuencias de la venalidad de los concejales y del maridaje de los organismos de control con la administración caleña, así que esperamos que el Concejo de Cali cite a las cabezas de la Contraloría y de la Personería para que informen si ya iniciaron de oficio la investigación de estas contrataciones y en qué estado ser encuentran y si no lo han hecho cual es la razón de su igualmente omisión.

9 vistas

Suscribase a nuestra página

  • White Facebook Icon

© 2020 Cali - Colombia diseñado por La Razón Wix