• Redacción

Mi Opinión/ El futuro de la Policía

POR: JOSÉ RENÁN TRUJILLO GARCÍA EX-SENADOR DE LA REPÚBLICA  

El debate no es de ahora, lleva años en la agenda del Congreso de manera intermitente. Quizá toma actualidad cada vez que se presenta la repudiable acción de grupos criminales organizados que ha


n ido poco a poco, haciendo presencia en los lugares que fueron dejando las Farc con ocasion del cumplimijento a los acuerdos de La Habana. ¿La Policía debe seguir adscrita al Ministerio de Defensa o por el contrario debe pasar al del Interior? A nadie toma de sorpresa el escuchar decir que el país afronta una coyuntura que le obliga a dirigir su atención a la reforma de los sistemas de seguridad. Cuando se planteó por la anterior administración el ingreso del país a la OCDE, una de las condiciones que el organ


ismo puso para estudiar su ingreso fue precisamente  que la Policía pasará de Mindefensa a Mininterior, abandonando las tareas militares. Es de recordar que cuando las Farc se retiraron de 242 municipios, se planteó con contundencia que la Policía debía ocupar esos espacios antes que lo hicieran los grupos criminales que estaban agazapados a la espera del desalojo por parte del grupo alzado en armas. Es de entender que los efectivos de la Policía no eran los suficientes para adelantar esa acción con éxito, especialmente, en las zonas rurales. El investigador Ariel Ávila da un dato de resaltar; en  las 26 ciudades más importantes que ocupan el 1% del territorio nacional, está desplegado el 49% de la Policía, lo que significa que el resto de los efectivos debe cuidar el 99% del país. ¡Misión imposible por lo demás! Es de pensar por  tanto que llegó el momento de implementar la tan anhelada reforma.


Y esa reforma planteada en el orden nacional, debe reflejarse en el orden local de tal manera que se convierta en realidad que sean las Alcaldías  las que actúen  como  directores de la policía en las respectivas ciudades asumiendo una responsabilidad no endosable que garantice la protección total a los ciudadanos. en los aspectos coercitivo y reactivos. Hoy,  la tesis de que el Alcalde es el jefe de la policía local, no pasa de ser un discurso protocolario, para no usar la expresión popular de ser un chiste. La Policía como institución para el control del orden público, a pesar de ser un cuerpo civil, fue creada por militares, lo que llevó a una estructuración de la institución con el mismo concepto. El uniforme como imagen institucional es de origen militar. El uniforme diario de la policía, si, el verde oliva, es semejante al que utilizó el ejército Norteamericano en Vietnam. Los grados de los Oficiales de la Policía son netamente militares: General, Mayor General, Brigadier General, Coronel, Teniente Coronel, Mayor, Capitán, Teniente, Subteniente; lo que consolida su concepción militar cuando en todo el mundo los uniformes y grados de la policía son más civiles precisamente para darle un papel civilista de integración y actuación con la comunidad en alianza societaria para adelantar todo tipo de acciones colaborativas que garanticen la sana convivencia y el imperio de los deberes y derechos. Que importante sería adelantar a profundidad un debate al interior del Congreso sobre este tema de interés nacional. Los llamados a hacerlo son los Congresistas de las comisiones segundas de Senado y Cámara. De lograrlo, se abrirán las compuertas para que en las ciudades  el verdadero jefe de la policía sea el Alcalde, con todas las prerrogativas y mandato de la ley para ordenar al cuerpo de policía bajo su responsabilidad indelegable, el contrarrestar la acción delincuencial. Ahí sí sería de verdad, el responsable de la seguridad ciudadana  y no el hazmerreir de que es objeto hoy, por los altos mandos  del cuerpo policial.

Suscribase a nuestra página

  • White Facebook Icon

© 2020 Cali - Colombia diseñado por La Razón Wix