• Redacción

Entre otras cosas: ANTE UN CRIMEN ATROZ URGE PROFESIONALIZAR LA POLICÍA

Por Diego Rojas Girón Ex personero Municipal

Hace poco publiqué una columna acerca de la Policía titulada UNA IMAGEN QUE SE DESDIBUJA por las continuas denuncias a través de redes sociales de atropellos cometidos por Policiales; antes igual había escrito sobre el EMPANICIDIO o cobro de una multa en Bogotá por haber comprado una empanada un desprevenido ciudadano en la calle.

Ahora, aún está fresco el cadáver del abogado Javier Ordóñez de 44 años, padre de dos niños, la conmoción nacional es inmarcesible por la forma como ocurrieron los hechos, el desespero de la víctima gritando que no le hicieran más descargas eléctricas, no hubo compasión alguna; tampoco atendieron los gritos de quien les advertía que los estaba filmando, nada importó, como si nada fuese a pasar.

La víctima no era un pelafustán, tenía dos carreras una de ellas la de Ingeniero Aeronáutico; las reiteradas descargas eléctricas y lo que produce en el organismo determinaban conducirlo a un Centro de Salud, pero fue encerrado en un CAI y de allí ante su estado deplorable trasladado para atención médica, pero el daño a su integridad física ya estaba causado y falleció.

LA VIOLENCIA EN LOS OPERATIVOS DE LA POLICÍA está salida de control, ver acercarse motorizados del organismo causa pánico, pareciese que estuviesen a sus anchas aprovechando que todo es malo por la paranoia del covid-19, el ciudadano queda inerme entre los bandidos que ahora levantada la cuarentena pareciese como recolectores de cosechas y el temor que por una pequeña contravención pueda perder hasta la vida.

La formación de los Policías tiene que ser PROFESIONAL, al menos de tres años de adentrarse en el respeto a los derechos humanos, psicología en el trato con las personas con las que deben interactuar, la utilización racional de la fuerza en casos excepcionales, incluso hasta la eliminación del tipo de casco que utilizan para ser fácilmente identificados, en una palabra formación humanista de los uniformados hasta combinando los colores de su uniforme como alguna vez existió, no habían cuadrantes sino el policía amigo de la cuadra.

Las condenas contra la Policía son frecuentes, precisamente por situaciones como la acontecida en la localidad de Usaquén; es más en mi ejercicio profesional conocí de un caso de atropello policial que significó que un mismo Juez de Policía condenara al Lesionador de un menor de edad que perdió uno de sus testículos; la justicia contencioso administrativa igualmente condenó a la Institución aunque el pago quién sabe cuándo lo hagan lo cual es otra burla a las víctimas, es de anotar que en mi caso de conocimiento como abogado fueron tres niños los lesionados, solo que el despliegue reconozco se da, cuando hay la filmación y se sube el caso a las redes sociales.

Confiamos que el Ministro de Defensa CARLOS HOLMES TRUJILLO, el Director Nacional de la Policía y el Ministro de Justicia que algún día nombren, propugnen con expertos en el tema por un gran proyecto de REFORMAR LA POLICÍA NACIONAL. Ahora, aún está fresco el cadáver del abogado Javier Ordóñez de 44 años, padre de dos niños, la conmoción nacional es inmarcesible por la forma como ocurrieron los hechos, el desespero de la víctima gritando que no le hicieran más descargas eléctricas, no hubo compasión alguna 

4 vistas

Suscribase a nuestra página

  • White Facebook Icon

© 2020 Cali - Colombia diseñado por La Razón Wix