• Redacción

El Informe Político: ¿CON MILITARES ACABAMOS LA PANDEMIA?

Por Miguel Ángel Arango

Journalist Político



La propuesta más cómoda de algunos concejales para frenar los desbordes ciudadanos que no aceptan ni la ley seca ni el toque de queda, es sugerir la militarización inmediata de la ciudad.


Por primera vez en tal sentido primero le escuchamos la propuesta al conservador Fernando Tamayo y otros más la repiten de manera incesante. El lunes pasado el cabildante godo Juan Martín Bravo, tuvo la genialidad de repetir lo que ya su compañero había dicho.


Si ubicar militares en cada esquina erradicara el covid19 hace rato desde la presidencia de la república hubieran dado la orden.Imponer ley seca y toque de queda es complejo para un alcalde porque se afecta a actores de la economía y se vulnera la libertad de movilidad que consagra nuestra constitución política.


En este aspecto el alcalde Jorge Iván Ospina, se ha dado la pela y con rigor ha aplicado las medidas tendientes a conjurar la desobediencia de algunos ciudadanos y en determinados espacios de la ciudad.Ospina el domingo explicó que migrantes del pacifico colombiano se desbordan porque tienen una cultura distinta a la nuestra y por eso con frecuencia consumen licor y bailan en las noches.


El estado distrital está en mora de gestar un masivo y ambicioso programa de cultura ciudadana en donde residen habitantes del pacifico. No es un secreto para nadie que muchas de estas personas llegaron a la ciudad a finales de los años setenta cuando un irresponsable terrateniente y político le dio rienda suelta a las urbanizaciones piratas.A nuestros gobernantes les ha temblado la mano cuando se trata de aconductar a las personas de mal vivir y que se aposentaron en el conocido distrito de aguablanca y hoy llamado el oriente caleño.


Seguro a los funcionarios del gobierno les da temor que los señalen por discriminación racial pues en el sector muchas de esas personas son negras.Las rumbas callejeras en esos lugares se hacen con especial frecuencia. No importa que sea lunes o jueves lo que importa es bailar y consumir licor para acabar de embrutecerse.


Los equipos con sonidos perturbadores y las riñas que dejan esas aglomeraciones no son nada nuevo para la policía. Esa es su cultura, ellos son así y si no hay una autoridad que les enseñe a adoptar un buen comportamiento ellos no van a cambiar.Aguablanca, es caos, es desorden, es desapego a la ley.


El espacio público no lo respeta nadie. Sitios como la carrera 27 se convirtieron en galerías a cielo abierto, andenes y separadores son tomados a la fuerza por vendedores ambulantes. Las vías públicas son un desorden total. Quienes conducen vehículos estacionan en donde se les antoja y les importa poco crear congestión vial.


Urge la mano dura pero civilizadora del gobierno distrital en tan populoso espacio. Primero a estas personas hay que convencerlas que están en una ciudad que es cívica y que en el pasado -hasta finales de los años setenta- era modelo nacional y que otros gobernantes venían a conocer lo que hacíamos los caleños para replicarlos en sus regiones.


Esos nuevos ciudadanos caleños tienen que tender que si no cambian, ellos mismos serán los afectados. La historia nos deja ingratos recuerdos de gentes decentes se postularon para acceder a un empleo pero los excluyeron porque residen en aguablanca.Si una voz autorizada no les dice a estas familias que lo que hacen no se puede hacer van a pensar que van por el camino correcto y nunca van a cambiar.


Esos colombianos tienen que entender que estamos en medio de una pandemia que ya tiene más de setenta mil contagiados y que si no acatan las instrucciones de nuestros gobernantes todos nos vamos a afectar.Lo que se vivió el pasado puente festivo fue el paroxismo del brutal caos de la gente del Pacifico.


La policía y funcionarios de la secretaría de seguridad ciudadana tuvieron que desmontar más de cien fiestas y lo que se vivió en la llamada colonia nariñense con más de quinientos bailarines y borrachos no se puede repetir con pandemia o sin pandemia.

Suscribase a nuestra página

  • White Facebook Icon

© 2020 Cali - Colombia diseñado por La Razón Wix