• Redacción

¿Y de la seguridad qué?

Sea lo primero decir que para nada es un honor que nuestra ciudad esté considerada como la más violenta e insegura de Colombia y que ocupe una posición dentro de las treinta más peligrosas en el orden mundial.



Un gran número de ciudadanos me escribe solicitando mi opinión sobre posibles vías de solución a la problemática de inseguridad, violencia y delincuencia que se vive en nuestra ciudad. Sea lo primero decir que para nada es un honor que nuestra ciudad esté considerada como la más violenta e insegura de Colombia y que ocupe una posición dentro de las treinta más peligrosas en el orden mundial. No es un secreto que Cali perdió su vocación industrial y manufacturera como consecuencia del desplazamiento de grandes empresas a otros lugares. Y lo que agrava la situación, es que no hay estímulos para atraer nuevas empresas del sector industrial que sean generadoras de empleo masivo. No es temerario afirmar que las cifras que se prevé se presentarán de desocupados como producto de la pandemia, será de trescientas mil personas y si a ella se le suma el altísimo nivel de informalidad y rebusque, la cifra se acercará a un millón de personas es decir el 60% aproximado de la población económicamente activa, que quedaría en un estado de vulnerabilidad social por falta de ingresos que los llevaría a pasar de la pobreza a la miseria, constituyéndose la ciudad en semilla fértil para el crecimiento de la delincuencia. ¿Qué hacer? Es la pregunta. Decía, en mi columna anterior, que debemos atacar la economía del delito. Hay que dotar a Cali de todos los recursos que garanticen el pie de fuerza y de equipos, insumos y tecnología que permitan adelantar con éxito acciones de persuasión, vigilancia, reacción y judicialización que logren derrotar la delincuencia. Si complementamos este accionar estatal con una estrategia de transformación cultural para lograr que los habitantes puedan reconocerse como sujetos morales capaces de gobernarse a sí mismos, ser sujetos legales que logren vincular sus derechos, a sus deberes y convertirse en sujetos culturales capaces de transformar algunos de sus hábitos, creencias y valores en función del bien común y la convivencia saludable, podríamos tener un avance significativo. En ese proceso de recomposición cultural, uno de los elementos contra el que debe arremeterse es la "tolerancia como categoría ideológica de la sociedad". Políticas como la de "tolerancia cero" con el delito es una gran apuesta pues obliga al fortalecimiento de la policía en su operatividad. 


Y fundamental, en mejorar la capacidad de inteligencia, vigilancia y reacción. En esa estrategia debe atacarse con efectividad los pequeños desórdenes y delitos menores que representan la mayor sensación de inseguridad y pánico en la gente. Un modelo nuevo de vigilancia y reacción efectiva, una georreferenciación precisa para combatir la inseguridad en calles, puentes, centros comerciales, parques y todos los espacios públicos, así como donde sean más críticos los actos de asaltos y hurtos a residencias y negocios. De lo que se debe tratar es de garantizar la seguridad pública, hacer sentir la eficacia de sentirse bajo la protección total de las autoridades, lo que solo se da ampliando la fuerza policial, con más efectivos en la calle, infraestructuras locativas con más estaciones de policía y CAI’S, dotación suficiente de equipos de transporte y tecnología para vigilancia como cámaras, drones, líneas de denuncia efectivas como el 123, asimismo, integrar las empresas de vigilancia privada a la red pública de seguridad de la policía y el Gobierno Municipal. Urgente y necesario montar redes de apoyo y denuncia con los ciudadanos organizados en sus propias unidades residenciales, cuadras, centros comerciales, que puedan tener sus propios sistemas privados de cámaras, sensores, botones de pánico y comunicación inmediata con las fuerzas del orden. Y fundamental, tener un delegado permanente en Bogotá, que sea conocedor de cómo se mueve el alto Gobierno para mantener no solo una línea permanente de comunicación sino una colaboración directa y constante con la ciudad. Lo que habrá serán tareas por hacer después de la cuarentena obligatoria.

11 vistas

Suscribase a nuestra página

  • White Facebook Icon

© 2020 Cali - Colombia diseñado por La Razón Wix